marketing emocional

Ahora que se acerca la época de mayores ventas del año, las Navidades, podemos pensar que la mayoría de las personas elegimos aquellos productos que compramos siguiendo un criterio racional. Sin embargo, numerosos estudios demuestran que nuestras emociones influencian la mayoría de nuestras acciones, incluyendo por supuesto las compras, e incluso, en algunos casos, resultan determinantes.

Hoy día es muy importante para las empresas conocer a sus clientes, y realmente existen muchas herramientas basadas en el análisis de datos que permiten conocer, al menos a nivel online, cómo actúan nuestros clientes en el momento de la compra, cuáles son sus intereses, el perfil de nuestro cliente, etcétera. Sin embargo, esto no es más que la mitad de la verdad de cómo actúan los consumidores. Más allá de los datos numéricos arrojados por nuestros estudios, existe una componente fundamental y decisiva que no puede ser analizada: las emociones.

Muchas de las empresas y marcas son conscientes de este hecho y hace ya tiempo que han adoptado en sus estrategias de marketing una línea de comunicación en la que priman las emociones y donde el protagonista no es el producto y sus características, si no sus clientes y sus emociones.

Coca Cola o Apple son algunos ejemplos de grandes marcas que han entendido que no se trata de saber ‘qué hacemos’ sino ‘qué sentimos’, esto es el llamado ‘emotion economy’ y que según Forbes estará entre el top 5 de tendencias de marketing en 2019.

Existen muchos ejemplos de campañas basadas en el marketing emocional, hemos elegido una de las últimas campañas de Fly SAS porque refleja perfectamente este objetivo de mostrar que sienten los clientes. En el anuncio ‘The arrivals’, de la compañía aérea escandinava, no vemos ningún pasajero en el avión, ni disfrutando del vuelo como estamos acostumbrados en la mayoría de anuncios de compañías aéreas. Sin embargo, si vemos y vivimos la emoción de las personas que llegan a su destino y de aquellos que les esperan.

Las ONGs y fundaciones también son claros ejemplos de comunicación emocional, ya que a menudo tratan realidades sociales difíciles que tocan la fibra sensible de los usuarios.

¿Por qué apostar por el marketing emocional?

  • Emocionar para tomar decisiones.

    A la hora de tomar una decisión la razón y la emoción entran muchas veces en conflicto. El marketing emocional lo que hace es aumentar el peso de las emociones en nuestras decisiones. Esta es una de las principales razones por las que apostar por el marketing emocional, porque el objetivo del marketing emocional es hacernos sentir emociones para posteriormente incitarnos a tomar decisiones.

  • Emocionar para recordar.

    Otra de las razones por las que apostar por el marketing emocional es por el recuerdo que crea en la memoria del usuario. Si queremos que los clientes recuerden nuestra marca, tenemos que impresionarles, porque siempre es más fácil de retener aquello que nos ha impactado y emocionado, que algo que nos ha dejado indiferentes.

  • Emocionar para fidelizar.

    Y por último, el marketing emocional crea un lazo de fidelidad con el cliente. Cuando despertamos emociones en los usuarios que empatizan con su forma de ver la vida, que le hacen recordar algún momento feliz o triste, o que en definitiva le tocan el corazón, hacemos que el cliente se sienta identificado con nuestra marca, y por tanto fidelizamos a esos clientes.

Las emociones en la estrategia Inbound Marketing

Una estrategia de Inbound Marketing consiste, en primer lugar, en crear deseo, que tu audiencia se acerque, después transformar esta audiencia en clientes y por último en una comunidad de embajadores de tu marca.

Para lograr estos objetivos, el cliente debe ser siempre el centro de la estrategia de marketing, debe ser el protagonista. Al igual que ocurre en el marketing emocional, donde los protagonistas son los usuarios. Por lo tanto, el marketing emocional se convierte en un herramienta perfecta en el inbound marketing. Podemos aplicar cualquiera de los recursos ya comentados del marketing emocional en las distintas fases de nuestra estrategia: atraer, convertir, cerrar y fidelizar.

marketing

¿Cómo creamos emociones?

Las emociones pueden ser tristes, alegres, de sorpresa, de enfado… Sea cual sea la emoción que queramos despertar podemos ayudarnos de ciertas herramientas para crear estas emociones.

  • Fotografía

    Es quizás el medio menos impactante pero hay campañas que con una sola imagen son capaces de transmitir grandes emociones. Eligiendo una buena imagen y un texto adecuado podemos despertar emociones impactantes como este ejemplo de campaña de Airbnb:

airbnb
  • Vídeo

    El vídeo es el recurso más utilizado. El vídeo nos permite transmitir todo tipo de emociones muy fácilmente y es perfecto para campañas online. En redes sociales suelen tener un gran impacto y por tanto también se suelen viralizar con facilidad.

  • Influencers

    La colaboración con influencers también es una buena forma de llegar a nuestros potenciales clientes a través de las emociones. Los influencers suelen tener un gran número de fieles seguidores y sus publicaciones tienen un mayor impacto en las personas que las de la marca tradicional. Los usuarios, por norma general, se sienten identificados con sus influencers. Sus valoraciones y consejos tienen mayor credibilidad y son retenidos en la memoria como si viniesen de un amigo o familiar porque generan emoción.

  • Eventos

    La organización de eventos, o el patrocinio de eventos, es una estupenda forma de hacer que nuestros clientes se emocionen. Mejor que mostrarles una emoción es hacer que la vivan. La organización de eventos permite emocionar a nuestros clientes y convertir ese momento en un momento inolvidable, y por ende, también a nuestra marca.

  • Storytelling

    No hay mejor factor emocional que el storytelling. El storytelling consiste en contar una historia para emocionar a nuestro público, es el arte de contar historias. Estos relatos, que representan ideales de la marca, captan la atención de los clientes y crean lazos emocionales. Se trata de tocar la fibra de los usuarios y convertir esa historia en algo inolvidable de forma que se identifiquen fácilmente con la marca. Para que un storytelling sea efectivo es crucial la estructura y la coherencia de su discurso.

    Existen muchos ejemplos de storytelling, pero hay una marca que cada verano nos sorprende con una nueva historia ‘Estrella Damn’ y ‘Mediterraneamente’:

En Xtrared llevamos años desarrollando estrategias de Inbound Marketing y colocando siempre al cliente en el centro de nuestra comunicación.

¿Quieres emocionar y atraer a tus clientes?